Seguidores

lunes, 18 de abril de 2016

Microcuento

Y como había vaticinado, el que no se relacionaba, el más callado, el que menos lo expresaba fue el que más lo notó. El que más lo sufrió. El que más lo sintió. Al que más le costó. No el hecho de seguir a delante. Probablemente él lo hizo de mejor manera y con mayores aprendizajes que nadie. Sino el abandonar el trato, el volver a la misma toxicidad. Donde las calles siguen envenenadas. Donde es vitoreada la ignorancia. Donde reina la ansiedad y prima la desconfianza. 
Y se consumió?


Y se consumió?
Bajo el fuego de una patria en llamas. Respirando aire inundado de falso afecto. En minutos. En instantes. Dejando solamente despojos. Pero rebrotó de sus reliquias. Esta no fue una vez más. Esta vez se elevó sobre óbices. Sus pulmones se anegaron para posteriormente expulsar una materia que todos creyeron nociva. Y por ello lo aislaron. Y por ello se recluyó. Nadie sabía que era lo que desprendía aquel cuerpo. Muchos tenían miedo de averiguarlo. Algunos instruidos quisieron discernirlo. Pero no era posible. No se veía. No se sentía. No se expresaba.
Era vida.


Era vida.
Era oxígeno puro. Era agua y era tierra. Era el mar y la montaña. Era la naturaleza en su máximo esplendor. Una precisa combinación de pasado, presente y futuro. Todo bajo un mismo ser. La dificultad recalaba en compartirlo. Él no quería. Él quería pero no podía. Él quería pero no sabía. Los años pasaban. La vida se debilitaba. Él se marchitaba. Y concluyó abatido en los brazos del olvido. Del obstracismo. Desdeñado.
Solo.


Solo.
Distinto. Distante. Alejado. Apartado. Hostil. Separado. Frío. Contrario. DeSiGuAL. Diferente. Opuesto. Invisible. Confuso. Discriminado. Disconforme. Discrepante. Dispar. Enfrentado. Melancólico. Aislado. Deshabitado. Desierto. Despoblado. Refugiado. Singular. Lejano. Emigrante. Solitario. Escondido. Oculto. [Incomunicado]. Remoto. Retirado. Vaciø. Morriñento. 
Único.

No hay comentarios:

Publicar un comentario